Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores
Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

POR TEMAS

ACB
Arbitraje
Baloncesto de base
Diccionario
Españoles en la NBA
Medicina deportiva
Michael Jordan
NBA
NCAA
Historias del basket
Para entrenadores
Selecciones españolas

 

El Estudiantes, un club peculiar

Publicado en el diario Marca (11-01-2004)

PEPE LASO

No es noticia la apurada clasificación del Estudiantes para la Copa, como tampoco sería un milagro que obtuvieran un éxito en esa competición que tanto les va.

La última noticia de esta gente ha sido la renovación de por vida de uno de los jugadores más determinantes de la liga ACB. La foto de Jiménez con Juan Martínez Arroyo, genuino representante del carácter de los jugadores estudiantiles, evidencia una forma de ser de un club capaz de aunar -en un momento tan profesional como el baloncesto actual- un concepto ‘amateur’- amigo-colegio-amor propio. La familia estudiantil representa una especie única de sangre azul baloncestística en la que, salvo excepciones, sus jugadores sólo triunfan cobijados en el ‘glamour’ del Ramiro.

Los dirigentes y los jugadores
Gran parte del mérito de este club son sus dirigentes por su estilo protector, aunque sus negociaciones no siempre se vean culminadas con el éxito. La forma en que supieron perdonar la marcha de un enfadado Azofra a Sevilla y como han conseguido hacer olvidar aquella historia o el retorno de Alfonso Reyes de su paso por el baloncesto francés e incluso, la protección a Felipe cuando, legítimamente, peleaba por sus dineros, son muestras de un señorío que se palpaba antes en las gradas de la calle Goya y ahora en las de Carabanchel, en las que se acomodan una larga historia de miembros de la especie.

El jugador estudiantil no suele perdurar en su pasión por el baloncesto después de retirado. Da la sensación de estar de paso, de jugar sólo a un divertido juego, pero conocedor de que será una etapa corta de su vida. Sin embargo, su fidelidad al club es eterna.

La demencia
La demencia es el vivo reflejo de la forma de ser de una juventud también de paso, con fecha de caducidad, cachonda e imaginativa: lo de Alfonso y la ‘mopa’ tiene su guasa. Es gente bien y como sus jugadores, necesitan sentirse un poco ácratas y lo reflejan siendo del Atlético (como el Príncipe Felipe) pero como él, tienen calefacción en casa y, sobre todo, ganen o pierdan no se les arruina la fiesta y caen unas cañitas.

Los entrenadores
Durante unos años el ‘ejerciente’ como jefe se asomaba al ventanal del Ramiro y entre el enjambre de entrenadores, buscaba uno que destacase para dirigir el primer equipo. Tras el profesional Jesús Codina vino Garrido, ya hace años. Lo hizo bien, pero su carrera terminó prácticamente allí, en las puertas del colegio. Tras él Miguel Ángel Martín, con un recorrido parecido, éxitos en casa y un efímero paso por el Real Madrid tras el cual, casi el ostracismo. Otra vez al ventanal y esta vez el elegido fue ‘Pepu’ Hernández. Como los anteriores, correcto, propio de la casa, maestro de colegio, pero no catedrático para sacar el jugo a un cuadro que podría aspirar a lo más alto del basket español. No es difícil imaginar este grupo en manos del mejor Aíto -también de la familia- o sus jugadores exprimidos por catedráticos tan exigentes como Ivanovic o Messina.

No seré yo quien critique a la gente de sangre azul, sobre todo no moviéndome como a ellos el amor. Como bien sabe Juan Martínez Arroyo, yo pertenecía a la otra orilla, a la del Real Madrid, pero la admiración, sentimiento de mucho más largo recorrido, si me permite soñar con ver un ‘Estu’ campeón. Ese día los palestinos de la Demencia serán libres.

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600

ACB

- El nuevo Ferrándiz
- El Estudiantes, un club peculiar
- Rotaciones "sin ton ni son"
- La ACB hacia el totalitarismo
- El impacto albiceleste
- 20 años
- Cantera de la NBA
- Un hombre hecho para el Real Madrid
- Scariolo incumple las normas
- Dividir y crear espacios