Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores
Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

POR TEMAS

ACB
Arbitraje
Baloncesto de base
Diccionario
Españoles en la NBA
Medicina deportiva
Michael Jordan
NBA
NCAA
Historias del basket
Para entrenadores
Selecciones españolas

 

Clasificación "subjetiva" de árbitros

Publicado en el foro de Básket - Madrid (20-04-2002)

ANTONIO SUÁREZ

Mirando el foro se puede apreciar que gran parte de la literatura se dedica a los árbitros y, pensando en algunos de gris, he sacado esta apresurada clasificación:

- El aspirante a ACB: usa abundante gomina, pantalón y camiseta ajustados, le gusta lucir sus buenos bíceps, dialoga lo imprescindible y piensa que todos los jugadores son unos fracasados por jugar en categorías de mierda que él espera pronto olvidar.

- El "coleguilla": cree que el mejor camino para llevar el partido tranquilo es hablar con los jugadores, explicarle cosas al entrenador mosqueado, te amenaza una, dos, tres veces con técnica, pero al final no te la pita y, claro, le pierdes el respeto. Al final del partido te vas con la sensación de te ha pitado un inútil.

- El pistolero: últimamente es una especie protegida, pues está en vías de extinción (aunque siempre hay honrosas excepciones). Desde que le entregas las fichas te mira con mala cara: "su delegado no puede levantarse del banquillo"; a la primera ya pita una técnica y es un experto recogiendo fichas y enviándolas a la Federación. Todavía recuerdo uno que, mosqueado con los integrantes del banquillo, indicó cuatro técnicas seguidas a la cara de los que estaban allí sentados, y yo me libré al estar mirando el tiempo (por supuesto no nos sancionaron a ninguno).

- El novato: lo confunde todo. Cuando pita benjamines se pasa el partido señalándoles zonas, pasos, anula los tiros libres por pisar la línea, es muy meticuloso con los entrenadores y no quiere que le lleven el tiempo (no sea que le vayan a engañar). No sabe diferenciar pasos de dobles, y cuando tiene que marcar números superiores al 15 se hace la picha un lío.

- El de la talla 38: delgadito y espigado, son de los que más gustan en el colegio (dan buena imagen en un mundo en el que todo es imagen). Suelen estar más preocupados por su look que por el partido; dirigen constantes miradas a la grada (¿lo habré hecho bien?, ¿quién me estará mirando?), y están continuamente colocándose el pantalón y la camiseta. Son de los que no te dan una mala palabra, pero tampoco hacen una buena acción.

- El "pitamoide": es el rey del mambo, su experiencia y veteranía le libra de todos los problemas, saca partidos adelante como churros, no se le resiste nada, vacila a los jugadores, a los entrenadores y hasta al público (¡"pa" chulo yo!), no comprende como le pueden protestar (¡son unos ignorantes!, ¡yo no me equivoco nunca!) y, por supuesto, siempre está en posesión de la verdad, pues para eso tiene un pito.

- El gordito bonachón: no es buen árbitro pero sabe llevar los partidos, pita lo justo, deja que la gente se pegue (hasta cierto punto), no le preocupa su aspecto, está en mala forma física, técnicamente es deplorable, dialoga y permite las protestas en un tono educado, te explica las cosas pero no te convence, señala tres segundos en el rebote, pero terminas dándole la mano y suspirando para que vuelva a pitarte otra vez.

- El "mosqueao" de un partido anterior: procura no saludarte, mantiene mucho las distancias, va a por ti, pero se venga en los jugadores y te mira cada vez que pita algo en contra. El día que repartieron personalidad no fue al colegio, pues estaba enfermo, pero cuando explicaron la soberbia estaba en primera fila.

- El niñato: hace poco que es colegiado, pero se cree muy importante, te trata de usted y, aparentemente, con respeto; está muy verde, le faltan varios hervores, comete errores de bulto y no acepta que le corrijas. En el fondo es un aspirante a ACB.

- El que está de vuelta de todo: se dedica a pasar el rato y ganar unos durillos, no quiere problemas, se complica poco la vida, se hace el sordo muy a menudo y odia los dorsos del acta, ¡cuanto menos bolígrafo se gaste mejor!. Me gustan.

A pesar de lo que parece hay algunos muy buenos. Fácilmente me saldrían 10 o 12 de los que habitualmente nos pitan, pero si tengo tiempo, ganas y alguno de vosotros me ayuda, podremos establecer el género, la especie y hasta la familia a la que pertenecen.

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600

Arbitraje

- Clasificación "subjetiva" de árbitros
- El arbitraje de base
- El tercer árbitro
- El árbitro que necesita el baloncesto de hoy
- Aquel tiempo en que éramos mejores