Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores
Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

POR TEMAS

ACB
Arbitraje
Baloncesto de base
Diccionario
Españoles en la NBA
Medicina deportiva
Michael Jordan
NBA
NCAA
Historias del basket
Para entrenadores
Selecciones españolas

 

EEUU sufre la mayor deshonra de su baloncesto

Publicado en el diario El Mundo (05-09-2002)

ÁNGEL GONZÁLEZ

Se presagiaba el imposible pero se erró en el autor de la gesta: no fue Yugoslavia sino Argentina. Por primera vez en la historia del baloncesto, una selección de EEUU formada por jugadores profesionales (de la NBA) cayó derrotada. El lujo histórico correspondió a la invicta Argentina, que fulminó al 'Dream Team V' por 87-80 en un memorable partido.

La deshonra fue tan cruel para los americanos, en muchas fases atacados por el nervio y el peso de la historia, tanto más por la forma en que se produjo: corriendo detrás de los argentinos, papeles invertidos, y con el Conseco Fieldhouse transformado, con sólo un centenar de aficionados sudamericanos, en una fiesta de 'La Bombonera' de Buenos Aires. Cánticos y jolgorio de la 'barra brava'. Inaudito.

Argentina, que salió como una energía incontenible, esculpió en la primera mitad un verdadero monumento del baloncesto colectivo, de juego de fundamentos, de rápido movimiento del balón, de continuo bloqueo y continuación eligiendo siempre la mejor opción en ataque y cerrando el rebote en defensa. Ni siquiera necesitó echar mano de su 'hombre-dinamita', el fibroso escolta Emanuel Ginóbili (fichado por Los Spurs), para impartir una cátedra de lujo.

George Karl, aquel entrenador del Real Madrid que fue echado de mala manera por Mendoza y que hoy es el mejor pagado del planeta en Milwaukee, se frotaba los ojos con cara de funeral ante lo que vio en los primeros 20 minutos: al 'ex' del Tau Vitoria (?) Luis Scola, sensacional, haciéndole un prodigioso 'body-check' al mejor defensor de la Liga, Ben Wallace; a Sconochini burlándose del jugador que más ha progresado de la NBA, Jermaine O'Neal; y a Ginóbili ejecutando diabluras aéreas, entradas a canasta que, por potencia, ejecución y estética, eran malabarismo al puro estilo Michael Jordan. ¿De dónde han salido estos tipos?, se preguntaban los aficionados 'yanquis'. ''¡Joder, cómo han progresado los de los pies de cemento!''.

En el segundo acto, como era previsible, cambiaron las coordenandas: cada canasta argentina costó sudarla tinta. Karl y Popovich tiraron de manual ordenando defensas presionantes para cortar las líneas de pase rivales. Paul Pierce, André Miller y Michael Finley se engancharon más en el ataque. La reacción recortó ventajas que en el primer acto oscilaron por los 15 y los 18 puntos. Al final del tercer cuarto, ventaja argentina de 9 puntos, pero no cundió el pánico general.

El último acto resolvería el desenlace. Y la mejor albiceleste de la historia aguantó la última embestida por obra y gracia de unos enormes Sconochini, Ginóbili y Noccioni. No tembló la muñeca en la línea de tiros libres y los NBA, con la guillotina al cuello por la falta de tiempo, siguieron cometiendo errores. Mal en la dirección de juego y fatal en el porcentaje de tiros de campo.

El mito caído

El mito ha durado diez años. En las Olimpiadas de Barcelona de 1992, el baloncesto estadounidense aparcó a sus jugadores universitarios y comenzó a convocar a las estrellas de la NBA para disputar las competiciones internacionales. Desde entonces la selección de EEUU ha demostrado un aplastante dominio por las canchas de todo traducido en 58 victorias y ninguna derrota (incluyendo los Goodwill Games y partidos clasificatorios además de JJOO y mundiales). La vez en que EEUU estuvo más cerca de morder el polvo fue ante Lituania en las semifinales de de los JJOO de Sydney. Allí, Jasikevicius, a falta de 2 segundos, erró el triple que hubiese supuesto la gloria (Lituania 83-EEUU 85) ante un 'Dream Team IV' liderado por Carter, Garnett y Payton.

Decía el 'carpanta' de Boston Paul Pierce, quizá el jugador de más talento de EEUU en Indianápolis, que ni se le pasaba por la cabeza formar parte de la primera selección 'profesional' que caía en un partido. ''Si perdemos uno solo, aunque ganemos el oro, nuestros compañeros en la NBA no nos mirarían más a la cara''. Ayer, nada más acabar, tuvo que reconocer la verdad: ''Me quito el sombrero porque salieron al campo a jugar un gran baloncesto y nos sorprendieron en la primera parte", decía resignado.

Ahora, EEUU, que se enfrentará en cuartos a Yugoslavia, quizá arrase en los partidos que restan y se corone con el oro, pero también la NBA, con el comisionado David Stern a la cabeza, se vea obligada a forzar a las verdaderas luminarias NBA (Los O'Neal, Bryant, Duncan, Iverson, Garnett, McGrady, Carter...) a representar a su país frente al resto del mundo. Porque como decía la ESPN ya ''nunca más el baloncesto volverá a ser el mismo''.

FICHA TÉCNICA

Tercera y última jornada del Grupo F de la segunda fase.
Pabellón: Conseco Fieldhouse. 5.000 espectadores.
Árbitros: Romualdas Brazauskas (Lituania) y Itzok Rems (Eslovenia).
Parciales: Argentina (34+19+15+19). Estados Unidos (21+16+23+20):

ARGENTINA 87
Juan Ignacio Sánchez (9), Emanuel Ginóbili (15), Rubén Wolkowysky (9), Fabricio Oberto (11), Hugo Sconochini (7) -cinco inicial-, Luis Scola (13), Andrés Noccioni (14), Leandro Palladino (7), Alejandro Montecchia (-) y Gabriel Fernández (2).


EEUU 80
Andre Miller (14), Paul Pierce (22), Jermaine O'Neal (8), Elton Brand (-), Michael Finley (14) -cinco inicial-, Shawn Marion (4), Reggie Miller (5), Baron Davis (7), Antonio Davis (3) y Ben Wallace (3).

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600

Historias del basket

- El día que el baloncesto cambió para siempre
- Argentina sorprende al mundo y acaba con el mito de Estados Unidos
- EEUU sufre la mayor deshonra de su baloncesto
- La historia más grande jamás contada
- El rey del mate callejero
- La historia de Wilt Chamberlain
- Breve historia del baloncesto

- El baloncesto llega a España

Ginobili supera a Wallace