Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores
Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

POR TEMAS

ACB
Arbitraje
Baloncesto de base
Diccionario
Españoles en la NBA
Medicina deportiva
Michael Jordan
NBA
NCAA
Historias del basket
Para entrenadores
Selecciones españolas

 

Españolazo

Publicado en el diario As (08-09-2002)

ALEJANDRO DELMÁS

Ni diez personas quedaban en el Conseco Fieldhouse cuando una imponente montaña de músculos de ébano brillante se echaba a llorar en el hombro de un americanote blanco con aspecto de burgués adinerado: Ben Wallace, el apabullante center de los Detroit Pistons, el tercer reboteador de la NBA, sólo podía encontrar consuelo en las palabras de Rick Carlisle, su entrenador en los Pistons, ex jugador de los Celtics.

“Ha sido tan duro, coach”, decía BW a Carlisle: así quedó la NBA, hecha un valle de lágrimas, después de que España, en la madrugada del domingo, enterrara los restos de su arrogancia en un ataúd de plomo.

Ayer, una madrugada de septiembre de 2002, Gasol, Navarro, Garbajosa y el resto de la selección española, creyó en el triunfo en el último (??) día de Imbroda —los americanos daban motivos—, pese a ir por debajo 50-40 en el descanso (triple de Pierce sobre la bocina), 69-56 a comienzos del último cuarto... y 71-59 en el minuto 34. La zona 1-2-2 de Imbroda no compensaba los altibajos de Gasol y los problemas de España contra la defensa estadounidense.

Ese 71-59 fue el testamento de la lastimosa selección de Estados Unidos que en los últimos cinco minutos anotó... dos tiros libres de Michael Finley, y en secuencias diferenciadas. Parcial de los últimos seis minutos: 4-22, justo cuando la vibración de Imbroda se transmitió como un rayo a unos jugadores que, de repente, se vieron ante la victoria. Leni Riefenstahl lo hubiera titulado: “El triunfo de la voluntad”.

En la última carga, Navarro cargó con la dirección y la anotación, ante los estupefactos jugadores de George Karl, que tiraban al segundo o tercer pase: a 1:36, España empató a 75, tiro libre de Paraíso. A un minuto del final, sendos tiros libres de Gasol valieron el 75-77. De vuelta, Pau falló otros dos tiros de personal, pero Michael Finley no acertó con un triple. Otros dos puntitos de La Bomba Navarro desde la línea de la misericordia establecieron una diferencia insalvable. España era quinta y la NBA saboreaba los placeres del infierno y el descrédito.

Shaquille O’Neal y Kobe Bryant no pueden arreglar América: ellos son los verdaderos monstruitos del ególatra y maníaco star system que tiene a la NBA como la tiene y ni siquiera se molestarían en plantearse lo que se han planteado Michael Finley o el pobre Ben Wallace. Y cuando Wallace lloraba sobre el hombro de su entrenador en los Pistons, Rick Carlisle, los jugadores españoles tomaban el centro de Indianápolis, entre las calles Maryland e Illinois: faltaban las almas gemelas, Gasol y Navarro. Pensaban en la NBA...

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600

Selecciones españolas

- Latrocinio a la pequinesa
- España gana la plata más dorada
- Siempre nos quedará la plata
- España, un quinto puesto que supo a poco
- Españolazo
- El 7 de septiembre
- Imbroda y su genialidad
- La ocasión la pintan calva
- Una obra en curso
- De la contención a la agresión
- El mejor baloncesto de la Tierra

 

Felipe Reyes le coloca un tapón a Elton Brand