Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores
Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

POR TEMAS

ACB
Arbitraje
Baloncesto de base
Diccionario
Españoles en la NBA
Medicina deportiva
Michael Jordan
NBA
NCAA
Historias del basket
Para entrenadores
Selecciones españolas

 

La ocasión la pintan calva

Publicado en el diario El Mundo (28-08-2002)

VICENTE SALANER

Un tiro en suspensión precipitado de Jasikevicius es lo único que separó a Estados Unidos, a los herederos del único y genuino Dream Team, de la derrota en semifinales de los Juegos de Sydney en 2000. La hora de la verdad se va acercando, y si no fuese por la presunta presión del público en Indianápolis, el primer fracaso de un equipo nacional estadounidense formado por jugadores de la NBA debería estar más cerca que nunca.

De hecho, en esta ciudad hiperbaloncestística lo de Mundial no significa apenas nada: es la primera vez que el campeonato se celebra en suelo estadounidense, si no contamos el estado Libre Asociado de Puerto Rico (1974), y en este país no existe apenas conciencia de la importancia del acontecimiento. Ellos, hasta hace nada, sólo conocían los Juegos Olímpicos, y en éstos, la ritual paliza al resto del universo, con la excepción del para ellos robo de Múnich en 1972.
El equipo de Estados Unidos afronta el Mundial con sólo dos partidos amistosos a sus espaldas, una victoria fácil ante China y otra engañosamente amplia (91-73) ante Alemania, basada en una racha final de 12-0. La defensa le dio ambos triunfos, pero lo que nadie dice es que los backcourts, los bases y escoltas, de los equipos rivales eran muy modestos y suben el balón con dificultad ante cualquier presión un poco seria. España, Rusia, Argentina o Yugoslavia serán otra historia muy distinta.

El problema es que esto lo entiende sólo George Karl, que lleva días desgañitándose para rebajar el ambiente de suficiencia: "Si jugamos este campeonato como un partido All Star, podemos perder; si lo jugamos como los playoffs, ganaremos". El problema de Karl es que a menudo le es difícil hacerse entender por sus jugadores, y además aunque le entendiesen no es seguro que el nivel de talento de esta selección sea suficiente como para superar a todos los rivales. No olvidemos que ningún miembro de los dos primeros quintetos All-NBA de la temporada está en este equipo, y sólo Ben Wallace (duro pero limitado) y Jermaine O'Neal, del tercero, aparecen en una selección sin demasiado tiro contra las defensas en zona y sin un Shaquille O'Neal para desequilibrar el juego ofensivo.

Todo esto lo saben los rivales. Es la ocasión soñada para derribar al mito, ¡y en su guarida! Pero otra cosa es pasar del dicho al hecho...

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600

Selecciones españolas

- Latrocinio a la pequinesa
- España gana la plata más dorada
- Siempre nos quedará la plata
- España, un quinto puesto que supo a poco
- Españolazo
- El 7 de septiembre
- Imbroda y su genialidad
- La ocasión la pintan calva
- Una obra en curso
- De la contención a la agresión
- El mejor baloncesto de la Tierra