Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores

Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

Otras entrevistas

Diego Lastra
(04/03/13)
Sonia Ortiz
(17-12-2012)
Eva Ocaña
(23-01-2011)
Serafín García
(15-06-2010)
Juanjo Zafra
(23-11-2010)
Blanca Fernández
(12-05-2009)
Irene Cuena
(15-09-2008)
David Suárez
(9-04-2008)
Erica del Cerro
(16-02-2007)
Ferdy Alcojor
(22-12-2006)
Alfonso Llanos
(27-03-2006)
Raúl Barrios
(06-06-2005)
Óscar Borrallo
(29-04-2005)
Susana Calvo
(02-03-2005)
Elena Martínez
(30-01-2005)
Antonio Rubio
(26-01-2005)
Ángel Alonso
(30-11-2004)
Roberto Álvarez
(16-06-2004)
Iván Rodríguez
(20-03-2004)
Cristina García
(12-03-2004)
Javier Torres
(29-02-2004)
Diego Calabuig
(29-01-2004)
Mariano Leiva
(10-12-2003)
Jesús Rizaldos
(13-11-2003)
Carolina Hurtado
(27-10-2003)
Alberto Suárez
(19-10-2003)
Mariana Cano
(19-10-2003)
Laura García
(29-05-2003)
José J. Borrás
(15-05-2003)
Anaís Civicos
(24-04-2003)
Samuel Peinado
(03-04-2003)
Sandra Palacios
(28-03-2003)
Blanca Bello
(08-03-2003)
Héctor Pérez
(03-03-2003)
Sergio Herranz
(17-02-2003)
Sonia Carralero
(08-02-2003)
María Leiva
(08-02-2003)
Silvana Jado
(01-02-2003)
Lorena Cuena
(23-01-2003)
Julián Grozav
(18-01-2003)
Tamara Canalejas
(29-11-2002)
Mateo Palka
(12-11-2002)
Alejandro Peinado
(12-09-2002)
Lucía Escalera
(12-09-2002)
Álvaro Gómez
(10-06-2002)
Inés Piatkowska
(10-06-2002)

 

NUESTRA CHICA DE LA SEMANA

"En el baloncesto hace falta trabajo y más trabajo. Siempre hay que ser muy humilde y saber donde estás".

Sonia, a pesar de no ser una de las más veteranas en nuestro Club, es ya toda una institución. Llegó sin hacer ruido, y aplicando sus principios de trabajo y más trabajo se ha hecho un hueco importante, y tanto como entrenadora o ahora que lleva la oficina ha conseguido que la veamos ya como una figura imprescindible. El Juande siempre ha sido un poco la suma de unos cuantos apasionados ("locos") del baloncesto, y una persona que vive nuestro deporte con la intensidad y la pasión con la que lo hace ella, no podía tener mejor acomodo que entre nosotros y tiempo ha que comprendió el porqué de aquello de la "cooltura de club". Ahora, desde un puesto más pausado, aunque siempre echa una mano al equipo en el que hace falta, puede ver las cosas con más tranquilidad y disfrutar con lo que a ella realmente le gusta: la cantera.

Ficha técnica: SONIA ORTIZ-VILLAJOS
Lugar de nacimiento: MADRID (05-77)
Equipos: Alevín de 1.er año en el colegio Minerva, desde alevín de 2.º año hasta júnior en el Juventud Alcalá, y en categoría sénior varios equipos: Baloncesto Alcalá, Íber Guadalajara y Villa de Meco.
Puesto actual: Secretaria del club

Hace muchos años que a ti y a Ángel os vemos juntos, pero ¿cómo os conocisteis?
Pues fue gracias al basket. Ángel llevaba el júnior femenino escolar del Juande y por aquella temporada llevaba a mis niñas 83/84 del Alcalá. Empezamos a hablar, después me invitó al Torneo de Navidad del CBJA, y luego nos decidimos a dar un paso hacia adelante a nuestra amistad. De eso hace ya doce años.

¿Qué tal los primeros meses de tu nuevo estado civil?
La verdad es que lo llevo bastante bien, nada ha cambiado. Y si cambia, espero que sea a mejor formando una familia junto a él. Seguro que llegarán pronto los "Baden" y "Molten" a mi vida.

Hace más de un año, decidiste dejar tu vocación de entrenar y pasar a llevar los papeles del Club. ¿A qué se debe ese cambio tan radical?
Pues sí, desde los 16 años he estado llevando uno o más equipos y ya lo últimos años veía que cada temporada se apagaba algo en mi como entrenadora. Ser entrenadora conlleva estar a tope con los niños o niñas, y cada entrenamiento o partido salía pensando que les estaba defraudando por no dar todo lo que podía darles, y por eso decidí dar un cambio radical a mi relación con el Club. Se lo dije al 'Presi' y en seguida encontró una solución a mis problemas. Además, era imposible ver a Ángel sin que hubiera un balón de por medio, o que no discutiéramos por algo de nuestros equipos.

Y ahora que te has convertido en la secretaria del Club, ¿cómo lo llevas?
Fenomenal, a pesar de que no te puedes imaginar el movimiento diario que tiene la oficina. No paro, es algo normal porque nuestro club mueve cada temporada más de 400 niños, y cada año seguimos creciendo por lo que siempre hay algo que hacer. Pero lo que más valoro del cambio es que tengo los fines de semana libres para desconectar y estar junto a mi marido.

También esta temporada has colgado ¿definitivamente? las botas y has dejado de jugar en el 1.ª Autonómica que tenemos en Meco. ¿Pesaban mucho, o es que querías cambiarte de 'zapas'?
No es que pesaran pero hay que dejar sitio para las jóvenes que vienen pisando fuerte en la cantera. Además, cada temporada mi implicación era menor por motivos laborables/personales y no podía dar todo lo quería dar. Aunque Ángel siempre me ha animado a que siguiera jugando, e incluso a cambiarme de 'zapas', pero mis zapatillas no las cambio por nada del mundo. Llevan más de diez temporadas y se han retirado conmigo.

Aun así, no te pierdes casi ningún partido de la cantera. ¿Es adicción?
No, es que adoro a nuestra cantera y si encima Ángel también la adora es normal que nos pasemos mucho tiempo en el 'cole' viendo a todos nuestros jugadores. A muchos de ellos los conozco desde el baby-basket, y es una gozada verlos en acción. Con este deporte he aprendido todo de los valores de la vida y con él seguiré aprendiendo hasta que pueda. Gracias al baloncesto he conocido a gente maravillosa y además tengo la suerte de tenerlos cerca.

Para los que no te conozcan, primero te criaste en la cantera alcalaína como jugadora y entrenadora, para luego poner rumbo a tierras alcarreñas y, ahora otra vez con nosotros. Cuéntanos un poco tu progresión.
Me crié en la cantera del Juventud Alcalá, pero al desaparecer el Club Íber Guadalajara me dio la oportunidad de sentirme jugadora y entrenadora. Allí pasé diez años maravillosos de mi vida y guardo muy bonitos recuerdos de toda la gente que conocí. En esos años conocí a Ángel, que me hablaba del Club. Poco a poco, me fue metiendo en la "cooltura de club", y aquí sigo y seguiré hasta que tenga fuerzas.

Incluso llegaste a jugar en Liga Femenina 2. ¿Cómo fue la experiencia?
Fue muy positiva, pero agotadora. Más de 6 horas diarias entrenando, a lo que se añadían los viajes por España, por lo que se fue convirtiendo en un trabajo más que una pasión. Así que decidí dejarlo para tomármelo un poco más light, que era lo que necesitaba en ese momento. Cuando ves que a nivel profesional se mueven otros intereses por encima del bienestar del equipo, es complicado afrontarlo como si no pasara nada, y en esas temporadas que estuve jugando a nivel profesional se fue apagando algo en mi como jugadora que luego, gracias al Club, lo recuperé jugando en Meco.

Ahora que hablas del sénior femenino Villa de Meco, ¿qué le dirías de ese equipo a toda nuestra cantera?
Sobre todo que existimos. Es duro ver en cada partido la grada vacía sabiendo que hay cantera que ni siguiera sabe que es una parte del Club, que también somos parte de él. Desgraciadamente nos tuvimos que marchar del 'cole' para que otros equipos pudieran entrenar en el 'pabe'. En cambio, el Ayuntamiento de Meco nos acogió con los brazos abiertos, mientras que nuestro Ayuntamiento no hizo nada y sigue sin hacerlo. Desde aquí animo a toda la cantera a que suba a vernos.

¿Tienes alguna anécdota que contarnos de tu ya vastísimo recorrido por el mundo del baloncesto?
Tengo muchas: desde empezar a entrenar a las 11 de la noche o a las 8 de la mañana, como quedarme dormida en el bus y despertarme con el conductor. Aquí en el cole, siempre me acordaré de la bronca que le echó Ángel Prieto a Erica Del Cerro por mi culpa en unas instrucciones del equipo, o el balonazo que me di al rebotar el balón contra la pared por estar cabreada con mi juego.

¿Qué les dirías a todos esos chavales que se ven como un futuro Gasol o la sucesora de Valdemoro?
Pues que hace falta trabajo y más trabajo. Siempre hay que ser muy humilde y saber donde estás. Me da rabia que algunos padres interfieran en la progresión de sus hijos, haciéndoles creer algo que no son. A los jugadores hay que dejarles que se diviertan en una cancha, y si realmente son buenos para este deporte que decidan ellos y no sus padres.

¿Cómo ves el estado actual de nuestro club, así como sus perspectivas de futuro?
Cada día son más los jugadores que se acercan por nuestras instalaciones, el boca a boca por nuestro trabajo diario es algo que nos hemos ganado a base de trabajar en silencio y con mucha humildad, pero ya es hora de que alcemos la voz pues somos el club de baloncesto de la ciudad con más niños, más de 400, y solo pedimos tener instalaciones para nuestros equipos. Sobre mi futuro pues, sinceramente, no lo veo claro. Algunos dicen que vamos a heredar el 'Juande', pero después de tantas temporadas ligados con el basket llegará un día que no está muy lejano y decidamos dejarlo para sorpresa de todos. Tanto Ángel como yo estamos agotados, y en cada temporada que empezamos no lo pensamos dos veces antes de dar el sí.

¿Tenemos capacidad para seguir creciendo de la forma casi exponencial en la que lo estamos haciendo, o ya hemos tocado techo?
Sin la ayuda del Ayuntamiento es casi imposible, pues hemos llegado a un punto en el que todos nuestros campos de juego están ocupados por entrenamientos de cantera. Algún responsable del Ayuntamiento debería pasarse un día entre semana y vería en qué condiciones entrenan nuestros equipos, siendo necesario recordar que algunos de esos equipos están entre los mejores de su categoría, y solo pedimos instalaciones para seguir creciendo. ¿Tan difícil es para nuestro Ayuntamiento? Ceo que no, el problema es que no "vendemos" el producto como deberíamos, al ser muy pocos lo que realmente movemos al Club.

¿Veremos algún año a jugadores que se han formado en sus inicios en el Juande en ACB o LF1, o es solo una quimera?
Es complicado, porque los niños de hoy en día arropados por los sueños de sus padres adelantan sus etapas de formación, y también conocen el camino de la frustración rápidamente. Siempre lo he dicho: si estás bien en un club y encima sigues progresando como jugador por qué cambiar la fórmula. Si realmente eres bueno en esto, seguro que las oportunidades te llegarán.

¿En qué aspectos crees que trabajamos bien, y en qué debemos mejorar? Sé crítica, y no te cortes.
Al haber estado trabajando con otros clubes, aquí observo que se intenta cuidar todos los pequeños detalles que nos hacen sentirnos más importantes. El Club es una gran familia y estoy muy orgullosa de participar en ella, y echar una mano o incluso las dos, pero solo unos pocos trabajan por ella y otros son los que la disfrutan. Y van pasando las temporadas y ves que nada cambia, y te hace replantearte las horas que le dedicas en casa delante de un ordenador.

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600

Haznos tu sugerencia

¿Qué persona del club crees que debe aparecer próximamente en esta sección?

Contáctanos