Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores

Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

NUESTRA OPINIÓN

- Un vistazo al mini madrileño
- La correcta mecánica de tiro: una asignatura pendiente
- La falta de lectura comprensiva: un mal endémico
- ¿Baloncesto de formación?
- Los sueños, a veces, no sólo son sueños
- La reforma del pabellón deportivo, de ilusión a realidad
- Un espejo en el que mirarse
- Mi idolatrado hijo Sisí
- Las nuevas reglas del baloncesto
- Los tiempos están cambiando
- Mi no comprender
- La NBA cada vez más cerca
- El sorpasso continúa a años luz
- La mano de Pepu
- ¿Están locos estos romanos?
- Viaje a ninguna parte
- No hay mal que por bien no venga
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - y 3
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - 2
- Cainismos y más
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - 1
- Un sistema de competición, cuanto menos,discutible
- A partir de ahora, más de lo mismo
- Pequeño examen del minibásquet madrileño
- Objetivo cumplido, ¿y ahora qué?
- La nueva religión
- La conjura de los necios
- La mejor temporada de nuestra historia
- Crónica de una derrota anunciada
- El mejor diario de Alcalá
- Historia de "una" infamia

Cainismos y más

Escrito para www.cbjuandeaustria.com (08-06-2005)

Últimamente están pasando cosas en el Club que no me gustan, por lo que es conveniente lanzar un aviso para navegantes, que no perdamos las formas, que no veamos fantasmas donde no los hay, que dialoguemos civilizadamente, que no demos puñaladas por la espalda y sepamos valorar lo que hacen los demás, aunque no estemos de acuerdo con ellos.

Parece mentira que entre nosotros mismos nos tiremos "los trastos a la cabeza". Esto debe hacernos madurar como club, y permitirnos reflexionar sobre cómo actuamos, sobre lo que decimos y lo que "largamos" en lugares inconvenientes, pues luego al final todo termina por saberse.

También comienzo a ver una de esas cosas que más he odiado en mi vida, y que creía que a nosotros no nos pasaría, y es el surgimiento en nuestro club de la figura del padre manager (ver artículo de Javier Imbroda sobre el asunto), ese que cree que el entrenador es un inepto, que él lo haría mejor, que cree que puede negociar el tiempo de juego de su vástago, y que cuando se pueda hay que cambiar de aires, pues ya resultamos pequeños para las inmensas cualidades de su hijo.

Pues nada, a aplicar el refrán: "a enemigo que huye..."

Esto me ha hecho recordar una maravillosa anécdota de Winston Churchill, cuando todavía era el premier británico:

Se cuenta que un inexperto diputado de su partido (el conservador) se sentó a su lado en su primer día en la Cámara de los Comunes (el parlamento más parlamento de todos los parlamentos), y dijo a Sir Winston, señalando a los bancos de los laboristas:
- "Qué alegría, estar aquí a su lado, con el enemigo enfrente..."
- "No se confunda, joven -replicó Churchill-; los que tiene usted enfrente son los laboristas, que son sus adversarios. Los enemigos los tiene usted aquí detrás, en su propio partido".

Puede ser que me haya salido un mensaje un tanto críptico, pero a unos cuantos les puede servir para que reflexionen sobre su actitud.

Antonio dixit (que no Pixie y Dixie, como pensaba la "gran" Carmen Calvo...)

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600