Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores

Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

NUESTRA OPINIÓN

- Un vistazo al mini madrileño
- La correcta mecánica de tiro: una asignatura pendiente
- La falta de lectura comprensiva: un mal endémico
- ¿Baloncesto de formación?
- Los sueños, a veces, no sólo son sueños
- La reforma del pabellón deportivo, de ilusión a realidad
- Un espejo en el que mirarse
- Mi idolatrado hijo Sisí
- Las nuevas reglas del baloncesto
- Los tiempos están cambiando
- Mi no comprender
- La NBA cada vez más cerca
- El sorpasso continúa a años luz
- La mano de Pepu
- ¿Están locos estos romanos?
- Viaje a ninguna parte
- No hay mal que por bien no venga
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - y 3
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - 2
- Cainismos y más
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - 1
- Un sistema de competición, cuanto menos,discutible
- A partir de ahora, más de lo mismo
- Pequeño examen del minibásquet madrileño
- Objetivo cumplido, ¿y ahora qué?
- La nueva religión
- La conjura de los necios
- La mejor temporada de nuestra historia
- Crónica de una derrota anunciada
- El mejor diario de Alcalá
- Historia de "una" infamia

La mejor temporada de nuestra historia

Escrito para www.cbjuandeaustria.com (11-08-2003)

Nadie, ni los más optimistas del C. B. Juan de Austria, podía pensar en octubre de 2002 obtener los resultados colectivos que se han conseguido en la temporada recientemente terminada. Por eso me atrevo a calificarla, sin ningún margen de duda o error, como la mejor de nuestra corta historia, y que será difícil igualar los éxitos obtenidos, muchos de ellos inesperados.

Hemos logrado reunir el mayor número de jugadores, de equipos y de entrenadores. Se ha generado una dinámica de asistencia a todo tipo de encuentros aunque, ciertamente, ha habido equipos "atractivos" que han contado con mucho público, y otros con bastante menos. Algo, sin duda, a mejorar.

A grandes rasgos, y sin profundizar en exceso, se pueden ver los siguientes resultados:

- Sénior femenino: una decepción, desciende. Sólo una temporada en Nacional. Los entrenadores conocen los motivos. Por lo menos lo tienen claro, y de los errores es de lo que más se aprende. Este año, en Autonómica, se debe intentar la vuelta.

- Sénior masculino: la otra cara de la moneda, con el ascenso y el campeonato. Lo que más me gusta del equipo es su carácter y que la inmensa mayoría son "de la casa" desde pequeños. La próxima empresa resultará difícil, ni más ni menos que mantenerse en Nacional.

- Júnior "A" masculino: creo que es el mejor júnior de nuestra historia. Tenían prácticamente de todo, aunque notaron en exceso las lesiones, por la cortedad de la plantilla. Un calamitoso arbitraje, tras dos prórrogas, les envió del puesto 10 al 18 (con 100 equipos en competición). El futuro del equipo está en el aire, ¿Meco?, ¿sub 21?, ¿2.ª autonómica?, ¿pachangas en el poli?...

- Júnior "B" masculino: la temporada ha sido irregular, acabando mejor de lo que empezaron. Si los refuerzos de hombres altos hubieran llegado al principio otro gallo hubiera cantado. Para muestra el encuentro disputado en el torneo contra el campeón de federado, Filipense. Su objetivo para este año será mantener la categoría preferente, aunque salen en serie A.

- Cadete femenino: su objetivo está más que cumplido, pues era no descender. Un equipo demasiado nuevo, con pocas jugadoras que hayan hecho un buen mini, y eso termina pasando factura. La próxima temporada división de jugadoras, pues unas irán al júnior y otras permanecerán en cadete, con objetivos distintos.

- Infantil "A" femenino: buen resultado final, pues termina en el pues 16 de 53 equipos. Se pudo estar mucho más arriba, pero el "incidente" de Rivas marcó la temporada, pues en el equipo hay un antes y un después. Visto lo visto queda un pequeño regusto amargo, pues el conjunto valía algo más, por lo menos entrar en serie A.

- Alevín 91 femenino: sólo mejorar el 9º puesto de la temporada anterior era un éxito, pero quedar en 4.ª posición de 39 equipos es, al menos para mí, un resultado inesperado, sorprendente y, por supuesto, sensacional. Se ha logrado un buen conjunto, con dos o tres excelentes individualidades, y que con un buen trabajo defensivo, y mucho sacrificio, ha accedido a la fase final. Repetir esta posición en infantiles es un objetivo claramente inalcanzable, pero ¡ahí queda eso!.

- Alevín 91 masculino: todos estamos de acuerdo en la gran progresión de este equipo, tanto en el plano individual como colectivo. Sin embargo esa impresión no se ve reflejada en su clasificación (44 de 63), pues una serie de encuentros aplazados, tanto en la .1ª como en la 2.ª fase, le ha impedido jugar en grupos mejores. Pero el trabajo está realizado, sólo falta despegar.

- Alevín 92 masculino: la temporada ha sido un martirio para técnicos y chicos. Debido a los resultados del año anterior salen en serie A, pero el equipo no era el mismo, lo que ha marcado mucho su devenir en la competición, demasiado fuerte para sus expectativas. Su objetivo, en grupos más asequibles a su nivel, será terminar adecuadamente el mini, y llegar en buenas condiciones a la canasta grande. ¡Ah!, y protestar menos, mejor nada.

- Benjamín 93 femenino: ha terminado en el puesto 14 de 25 equipos, pudiendo obtener mejores posiciones, pero han perdido muchos encuentros por menos de 5 puntos. El equipo queda en buena disposición para alevines, pues tiene de todo, aunque con las "grandes" queda mucho trabajo.

- Benjamín 93 masculino: una de las alegrías del año, pues quedaron subcampeones, con 40 equipos en liza. Es una hornada corta de jugadores (sólo 10), pero de gran calidad. Las expectativas eran realizar una buena temporada, pero nunca pensamos que llegarían a ese lugar. Sólo veo un pero: la excesiva "sergiodependencia". Si se mejora eso nos seguirán dando alegrías en alevines.

- Benjamín 94 masculino: nadie podía pensar, ni los más optimistas, que el equipo quedaría campeón. Directamente impensable. Repetir resultados es muy difícil, casi imposible, pero es un conjunto luchador, de los que no se rinde fácilmente, y eso tiene sus recompensas.

- Benjamín escolar masculino: el equipo contaba con varias dificultades nada más empezar. Sólo dos jugadores habían practicado el baloncesto, además eran un año más pequeños que la mayoría de los otros conjuntos. Con esas premisas era normal lo que ha sucedido. Una primera fase de adaptación, y la segunda en la que empiezan a llegar las victorias, los puntos y, sobre todo, la fase de acortar diferencias con los otros equipos. Un buen grupo, y muy aprovechable.

- Baby-básket: para mí resulta sorprendente los progresos que efectúan los chicos de nuestra escuela en pocos meses. Jugando y divirtiéndose van consiguiendo, sin enterarse, conocer los principios del juego (individual y colectivo), y es una gozada verles jugar al finalizar la temporada. Sin lugar a dudas, como dice el anuncio, "un buen comienzo, prepara un buen futuro".

¿Y para la próxima temporada, qué? Pues es difícil prever lo que sucederá, pero las bases están puestas, la estructura del club está sólidamente asentada, aunque con alguna carencia en femenino. Empezamos a ser considerados como una alternativa interesante dentro del baloncesto alcalaíno, incluso para ser tomada como 1.ª opción, pero queda mucho camino por recorrer. Nuestras señas de identidad deben ser el trabajo y la humildad. No hemos conseguido nada, aunque nos parezca mucho, pues lo más difícil está por llegar.

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600