Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores

Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

NUESTRA OPINIÓN

- Un vistazo al mini madrileño
- La correcta mecánica de tiro: una asignatura pendiente
- La falta de lectura comprensiva: un mal endémico
- ¿Baloncesto de formación?
- Los sueños, a veces, no sólo son sueños
- La reforma del pabellón deportivo, de ilusión a realidad
- Un espejo en el que mirarse
- Mi idolatrado hijo Sisí
- Las nuevas reglas del baloncesto
- Los tiempos están cambiando
- Mi no comprender
- La NBA cada vez más cerca
- El sorpasso continúa a años luz
- La mano de Pepu
- ¿Están locos estos romanos?
- Viaje a ninguna parte
- No hay mal que por bien no venga
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - y 3
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - 2
- Cainismos y más
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - 1
- Un sistema de competición, cuanto menos,discutible
- A partir de ahora, más de lo mismo
- Pequeño examen del minibásquet madrileño
- Objetivo cumplido, ¿y ahora qué?
- La nueva religión
- La conjura de los necios
- La mejor temporada de nuestra historia
- Crónica de una derrota anunciada
- El mejor diario de Alcalá
- Historia de "una" infamia

La nueva religión

Escrito para www.cbjuandeaustria.com (23-10-2003)

El comienzo de la temporada ha traído unos nuevos aires, no precisamente limpios y puros, al baloncesto madrileño. La reglamentación federativa que, como casi todas, está hecha para ser sorteada hábilmente por los grandes, tiene sus puntos débiles y permite dar una patada al Real Madrid, pero en el culo de Juan de Austria y, posiblemente, otros clubes como el nuestro.

Ahora resulta que Juan de Austria no puede inscribir como equipos suyos a los dos de 1.ª Autonómica, masculino y femenino, y si lo hace no pueden tener el nombre de su patrocinador exclusivo, el Ayuntamiento de Meco. Al parecer existe una reglamentación mediante la cual un club de una ciudad distinta no puede tener equipos cuyo nombre coincida con el de otra localidad de la Comunidad. Así nadie podría llamarse Navalcarnero, Colmenar, Torrejón, etc. perteneciendo a un club que no fuera de esas localidades. Pero, en cambio, podría sortearse la normativa con artilugios tales como denominarse T. Colmenar (de la empresa Tubos Colmenar) o A. Meco (de la empresa alcalaína Aluminios Meco).

Por otro lado, al comprobar el número de equipos que tiene cada club, uno no puede menos que sorprenderse al encontrar a 33 que se llaman Real Madrid. En algunas categorías como alevín 92 e infantil, hay Real Madrid hasta en la sopa. Evidentemente no todos entrenan, ni juegan, en la Ciudad Deportiva y, posiblemente, los niños de esos equipos no lo harán nunca. Debido a esto creo que en la Federación deben estar intranquilos, habida cuenta de las malas relaciones históricas entre el grupo de Martín Caño y el club blanco, pues el peso que han adquirido en esta temporada los merengues es muy superior en número de votos al de otras épocas.

Así mismo, causa cierto desasosiego ver que insignes clubes madrileños 'de-toda-la-vida' han cambiado su nombre, se han vendido por un plato de lentejas, a cambio de ¿quién sabe?. Me parece deplorable, esperpéntico o de muy mal gusto ver que existe un Real Madrid X, Y o Z. ¿Dónde está la dignidad o el pudor de los mandatarios de esos clubes, al ver que sus chicos pasean por toda la CAM el nombre Real Madrid y no el de su club? Evidentemente todos tenemos un precio.

¿Y qué significa ser o estar en el Real Madrid, y por extensión en Estudiantes? Pues que al final muchos chicos, con un futuro prometedor en el mundo de la canasta, se hicieron ilusiones, fueron a entrenar 4 días en semana, jugaron 1, 2 o 3 temporadas en el poderoso club de la Castellana, o en el no menos poderoso de la calle Serrano, y cuando ya no eran válidos se les echa sin contemplaciones, y terminan jugando de porteros de fútbol 7 o pachanguillas de fútbol sala.

Nosotros, los del Juan de Austria, lo sentimos mucho, pero no comulgamos con la nueva religión del siglo XXI, el "madridismo". No estamos dispuestos a acudir a la homilía dominical en Concha Espina de ese encantador de serpientes llamado Valdano, o pertenecer al clan del nuevo Aladino apellidado Pérez. No queremos ser fagocitados ni absorbidos por las nuevas creencias, queremos ser libres, como decían Los Chichos en aquella maravillosa rumba, o simplemente vivir, como pretendía en la no menos espléndida película Susan Hayward.

Que no llamen a nuestra puerta esos nuevos apóstoles, pues no les compraremos su Biblia. ¡Qué le vamos a hacer!: somos y seguiremos siendo ovejas descarriadas.

Amén.

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600