Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores

Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

NUESTRA OPINIÓN

- Un vistazo al mini madrileño
- La correcta mecánica de tiro: una asignatura pendiente
- La falta de lectura comprensiva: un mal endémico
- ¿Baloncesto de formación?
- Los sueños, a veces, no sólo son sueños
- La reforma del pabellón deportivo, de ilusión a realidad
- Un espejo en el que mirarse
- Mi idolatrado hijo Sisí
- Las nuevas reglas del baloncesto
- Los tiempos están cambiando
- Mi no comprender
- La NBA cada vez más cerca
- El sorpasso continúa a años luz
- La mano de Pepu
- ¿Están locos estos romanos?
- Viaje a ninguna parte
- No hay mal que por bien no venga
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - y 3
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - 2
- Cainismos y más
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - 1
- Un sistema de competición, cuanto menos,discutible
- A partir de ahora, más de lo mismo
- Pequeño examen del minibásquet madrileño
- Objetivo cumplido, ¿y ahora qué?
- La nueva religión
- La conjura de los necios
- La mejor temporada de nuestra historia
- Crónica de una derrota anunciada
- El mejor diario de Alcalá
- Historia de "una" infamia

Mi no compender

Escrito para www.cbjuandeaustria.com (16-11-2006)

Muchos de los aficionados españoles al baloncesto ahora nos hemos hecho de equipos de la NBA. Antes, cuando aquello nos parecía algo inalcanzable, teníamos simpatías por algunos de ellos. A unos les gustaba el estilo Auerbach de los Celtics; otros preferíamos el showtime de los Lakers; a los guerrilleros les iba la marcha de los Bad Boys, y los más jóvenes sucumbieron a la magia de Air Jordan.

Todo cambió con la irrupción de Gasol, pues nos hicimos 'a muerte' de los Grizzlies. Cuando llegó Calderón compartimos nuestro corazoncito con los Raptors. Ahora que lo han hecho Sergio Rodríguez y Garbajosa ya tenemos que estar pendientes de 3 equipos y repartir nuestras filias.

Pero también la llegada de los dos españoles a Toronto nos ha servido para abrirnos, aún más, los ojos al baloncesto que se practica en la NBA. Los Raptors, muy internacionales ellos, siguen teniendo los viejos tic de los USA, y para los europeos nos resulta muy desconcertante.

Si un jugador lo está haciendo bien se le mantiene en pista, y punto. Si está cansado se le rota, pero pronto vuelve a jugar. Con Sam Mitchell, el entrenador del conjunto canadiense, a los veteranos aficionados se nos rompen los esquemas, se nos alteran las neuronas y nos sacan de quicio sus rutinas.

De base titular pone a su flamante fichaje, T.J. Ford. En el minuto 9 del primer cuarto lo cambia por Calderón, al que vuelve a sentar a mediados del 2.º, aunque esté jugando 'de lujo'. Evidentemente el quinteto de partida en la 2.ª parte vuelve a ser el inicial (una norma no escrita que no terminamos de comprender), y cuando faltan dos o tres minutos para que acabe el 3.er cuarto vuelve a salir el extremeño. Aunque siga jugando bien, pues lleva una temporada muy buena, hay que poner en pista al titular, y si hay que tirar por la borda una ventaja se tira, y si el partido está equilibrado pues se desequilibra, a favor del contrario claro. Y, mientras tanto, Calderón y Garbajosa se muerden las uñas y hacen declaraciones políticamente correctas al finalizar el partido.

Por ahora seguimos como el título de aquel viejo programa de televisión de finales de los 70: "Mi no comprender".

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600