Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores

Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

NUESTRA OPINIÓN

- Un vistazo al mini madrileño
- La correcta mecánica de tiro: una asignatura pendiente
- La falta de lectura comprensiva: un mal endémico
- ¿Baloncesto de formación?
- Los sueños, a veces, no sólo son sueños
- La reforma del pabellón deportivo, de ilusión a realidad
- Un espejo en el que mirarse
- Mi idolatrado hijo Sisí
- Las nuevas reglas del baloncesto
- Los tiempos están cambiando
- Mi no comprender
- La NBA cada vez más cerca
- El sorpasso continúa a años luz
- La mano de Pepu
- ¿Están locos estos romanos?
- Viaje a ninguna parte
- No hay mal que por bien no venga
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - y 3
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - 2
- Cainismos y más
- ¿Por qué no puede crecer el C.B. Juan de Austria? - 1
- Un sistema de competición, cuanto menos,discutible
- A partir de ahora, más de lo mismo
- Pequeño examen del minibásquet madrileño
- Objetivo cumplido, ¿y ahora qué?
- La nueva religión
- La conjura de los necios
- La mejor temporada de nuestra historia
- Crónica de una derrota anunciada
- El mejor diario de Alcalá
- Historia de "una" infamia

No hay mal que por bien no venga

Escrito para www.cbjuandeaustria.com (06-09-2005)

La comidilla del Club en el comienzo de la nueva temporada ha sido la marcha de una de las "perlas" de nuestra cantera al Hercesa. Para acallar algunas voces y opiniones fuera de tono es mejor que desde la Directiva se puntualicen ciertas cuestiones y, así, correr un velo y dedicarnos a lo nuestro: entrenar, educar y formar.

Parte de lo que ahora hemos visto cumplido ya lo atisbábamos en junio. En aquel momento escribimos aquello de "Cainismos y más" que escoció a algunos, pues pudieron ver reflejadas sus actitudes y/o conductas.

El título del artículo hace referencia a un conocido refrán que también utilizó Francisco Franco un poco antes de las Navidades de 1973. Ante el atentado que acabó con la voladura del coche y asesinato por parte de ETA del Almirante Carrero Blanco, a la sazón su Presidente del Gobierno, el viejo dictador sorprendió a todos cuando en su comparecencia televisiva comentando el suceso lanzó aquel enigmático mensaje de "no hay mal que por bien no venga". Todos los politólogos de la época quedaron sorprendidos, estupefactos, ante semejante aseveración. Viendo lo que ha sucedido en estos principios de septiembre me ha venido a la cabeza aquel comentario y, salvando las distancias, puede ser aplicado a la situación actual.

La pérdida de alguno de nuestros referentes en el juego de algún equipo debe ser aprovechada. Entiendo que es una magnífica oportunidad para que esos "tapados" que hay en cada equipo decidan dar un paso adelante, dejen su papel de segundones, refuercen su autoestima, su carácter y sean capaces de tomar las riendas de sus conjuntos. También dice ese riquísimo refranero español, del que habitualmente echamos mano, que "lo que no nos mata, nos hace más fuertes". Ahí es donde debemos buscar la virtud, nuestra virtud.

Afortunadamente los que mejor lo han sabido comprender, los que primeros han sabido pasar página, han sido los propios entrenadores, que han comenzado con un nuevo proyecto, con unas miras y unos retos que puedan ilusionar a sus jugadores, no perdiendo ni un minuto más en algo que ya no tiene solución. Pese a todo nos queda un pequeño regusto amargo, pues alguna de las personas de nuestro Club se merecía, como mínimo, una explicación o simplemente un adiós; aunque algunos ya son "mayorcitos" y la educación es, en los tiempos que corren, un lujo que no todos pueden permitirse.

La Junta Directiva, y todo el CBJA, sólo puede decir esa expresión mexicana (por favor, aunque se escriba con "x" se pronuncia con "j"): ¡que les vaya bonito!, que continúen con la progresión ascendente en la que estaban y, cuando lleguen a "estrellas" se acuerden del club que les dio la oportunidad de jugar, aquel que acoge a todos sin selección, sin perjudicar a otros clubes, porque el Juande, por mucho que les pese a algunos, siempre será su casa.

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600