Presentación
Clasificaciones
Equipos
Historia
Contáctanos

Patrocinadores
Para entrenadores
Enlaces
Foro de discusión
Información útil

Noticias
Horarios
Chico de la semana
Chica de la semana
Artículos

PARA ENTRENADORES

Ejercicios
Noticias
Cursos
Titulaciones
Bibliografía
Artículos

ARTÍCULOS

POR TEMAS

ACB
Arbitraje
Baloncesto de base
Diccionario
Españoles en la NBA
Michael Jordan
NBA
NCAA
Historias del basket
Para entrenadores
Selecciones españolas

Formar a los hombres altos

Publicado en el web www.marca.com

MONCHO MONSALVE

Tradicionalmente hemos pensado que el método de enseñanza que utilicemos con jugadores en etapas de formación (de 12 a 17 años) es la 'clave' para su posterior desarrollo. Con los jugadores y jugadoras altas esta premisa es aún más acusada ya que, sin duda y, salvo excepciones, es un trabajo con resultados más lentos y donde es importante el que enseñemos pero aún es más relevante el cómo enseñemos.

Nuestro punto de partida, para que estos jugadores conozcan la filosofía del juego, suele utilizar los siguientes enunciados:
- Se gana o se pierde en el área de tres segundos

- La áreas de juego son Defensa y Ataque más la conversión de las mismas Defensa: evitar que el balón "llegue" al interior lo más consistentemente posible
Ataque: hacer "llegar" el balón con la mayor frecuencia posible al área interior.

- Sin duda alguna por la propia evolución del juego se ataca de dentro hacia fuera. Por tanto la importancia de que sean buenos pasadores tiene un gran valor.

Lo primero en desarrollar en los jugadores altos es la mejora de su aspecto mental, sus áreas de juego y el entendimiento del juego. Para ello es importante que reciban el balón; hacerles participar en el juego... aunque en esa etapa de formación su prioridad sea la defensa y el rebote.

A partir de ahí, debemos tener muy clara nuestra actitud para su progresión:
A) Tener paciencia (un error no es un fallo). Darles oportunidad para jugar.

B) Ser positivos. Ponerles siempre en situaciones que se sientan cómodos; ello les va a ayudar a ver su progresión deportiva.

C) Trabajar cada día. Si es posible en entrenamientos específicos se individuales además de los del equipo (A veces tenemos 'problemas' para incorporarlos a algunos ejercicios de equipo).

D) Tener un programa físico específico donde trabajemos todas las áreas del mismo. Nuestra prioridad es la coordinación, el equilibrio y la lateralidad.

E) Construír el ataque donde vean su integración y la importancia que tienen; claro está en función de las características y habilidades que tengan. Definir con claramente sus áreas de juego.

F) Enseñarles a ganar la posición. Recibir el balón, Pasar el balón, Pivotar con balón.

G) Desarrollar un aprendizaje con progresión. No pasará nada nuevo hasta que hayan 'digerido' los conceptos fundamentales en el aspecto individual y colectivos.

H) Utilizar los medios audiovisuales (2las imágenes nunca mienten2) es cada día más importante.

I) Aunque no debemos olvidar las prioridades y en ellas los Fundamentos de Ataque son clave: La posición, el blanco, la recepción, el pase, el tiro, los movimientos, los bloqueos y el rebote deben ser los 'mandamientos ofensivos'.

Otro aspecto fundamental es preparar a los exteriores para jugar con los interiores. Mostrar y convencer a los demás de la importancia de los hombres altos.

A estos, darles entrada con tacto y en función del equipo y sus objetivos, sin romper el equilibrio de equipo. Los hombres altos necesitan probar que tienen una imagen positiva. Es algo intangible pero comprobado incluso científicamente.

Como siempre una constante está presente en nuestros entrenamientos diarios. Muchas cosas por hacer y poco tiempo disponible. ¡Buen trabajo a todos!

 

© cbjuandeaustria.com, 2002
Optimizada para IE 5.0 y Netscape 4.6
Optimizada para 800x600

Artículos para entrenadores

- Formar a los hombres altos
- Defensa presionante
1-3-1 en medio campo
- ¿Cómo ganar?
- El jugador completo
- El tonto del bote
- Defensa del bloqueo directo
- El rebote
- Cómo ganar con equipos jóvenes
- Baloncesto de base
- El entrenador como educador
- La defensa: el otro espectáculo